7. Las armas de los aborígenes


7-.LAS ARMAS DE LOS ABORÍGENES

Durante la época prehispánica aborigen en las islas, cada fracción o grupo de una comunidad administraba un espacio determinado y sus recursos, por lo que la violación de esas lindes o la propiedad de esos bienes  fue siempre una fuente de conflictos. Las situaciones de guerra formaban parte de la vida cotidiana, aunque no era constante, la violencia  ocupaba  un papel muy importante y habitual.

La  fuerza, el vigor y la destreza en el combate constituían las bases del prestigio social de la sociedad aborigen canaria. La fortaleza y el valor eran cualidades muy admiradas y potenciadas desde la infancia, al ser necesarias por las condiciones y estilo de vida de nuestros antepasados. El respeto por la integridad de las mujeres, ancianos y niños  demuestra la plena conciencia que los habitantes de las islas  tenían sobre las dificultades de la vida en las Islas y el peligro inútil de un exterminio

Las luchas entre los hombres de distintos o los mismos pueblos también servían para  realizar una selección de los seres humanos dotados de mejores cualidades para subsistir.

Cuando iban a pelear siempre lo hacían desnudos, salvo en  por las partes deshonestas  y una porción de uno de sus brazos. Con ellos al combate iban también sus mujeres, que les llevaban la comida y si morían que los llevaban a sus entierros y cuevas, aunque fuesen vencidos. Los vencedores, además, no hacían daño alguno a las mujeres e hijos de los vencidos, ni a los viejos u hombres que no fuesen a la guerra, sino que los dejaban volver a casa en paz.

Estas disputas entre ellos, y más adelante la lucha contra los conquistadores europeos  provocó la fabricación de  distintos tipos de armas por parte de los antiguos habitantes canarios. Estas armas estaban realizadas en su totalidad con recursos naturales (piedras, cuerda, cuero, madera…) debido al desconocimiento de la existencia de los metales.

Así, entre los distintos tipos de armas las podemos clasificar en: arrojadizas, contundentes, punzantes o de corte, de defensa o instrumentos de poder.

Armas arrojadizas
Piedras: duras y compactas, más o menos talladas.  Formaba parte del arsenal de proyectiles  empleados por los isleños desde niños, cuando se les enseñaba a proyectarlas y esquivarlas. Su lanzamiento se realizaba  gracias a una “base”.
Piedras y su lanzadera

·Banod: vara de madera a modo de lanza, endurecida a fuego  y afilada, que tenía un contrapeso en el cuerpo para mejorar su estabilidad cuando era arrojada

Banods
Armas contundentes
Magado: garrote de madera con una gran protuberancia en uno de sus extremos. Según los historiadores era el arma más utilizada por los antiguos canarios.
 
 
Magado

·Sunta: maza muy gruesa con porras en los extremos, empleada sobre todo por los guanches (habitantes de Tenerife).
·Tezeze: garrote, palo grueso  y fuerte empleado para la lucha
  • Tamazaque: lanza de madera utilizada normalmente  como ayuda para caminar, aunque tenía doble utilidad, ya que también servía para defenderse


Tamazaque

 
Armas punzantes o de corte
Tabona: especie de cuchillo realizado con una piedra, la obsidiana, que posee una gran dureza y a la cual se le puede sacar un filo muy cortante. Los canarios le daban los nombres de tauas y tafigue. Su utilización no solo correspondía a las artes de la guerra y la lucha, sino que  también se empleaban como herramientas para cortar  tejidos y desollar animales.
Tabona
 

·Magido: especie de espada de madera, delgada y puntiaguda, manejada con pericia por los antiguos canarios.

·Moca: estoque o vara puntiaguda, hecha en madera y endurecida al fuego, constituía el arma preferida por los auaritas. Un instrumento prácticamente idéntico al amodaga de los canarios. 

Armas de defensa

·Tarha: escudos o rodelas fabricadas por los aborígenes con corteza de drago y cubiertas de cuero a fin de protegerse. El nombre se debe a que generalmente se les pintaban diversas formas  y colores a forma de divisas o emblemas.

Tarha

Instrumentos de poder

·Añepa: era un instrumento de valor simbólico, siendo la insignia principal de la jefatura y el poder del mencey. Se trata de una lanza o vara  fabricada con maderas consistentes.

Añepa
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada